Menú

Patricia Araya González, Gerente General de CCIRA: “Tenemos plena claridad que las principales amenazas de los camélidos en la región son de origen antrópico”

Conocer la población total de camélidos presentes en Atacama es uno de los objetivos del Estudio Poblacional de Camélidos Silvestres para su Conservación como Patrimonio Cultural y Turístico de la Región que está desarrollado la Corporación para la Competitividad e Innovación de la Región de Atacama (CCIRA) a través del Laboratorio de Investigación Fauna Australis del Departamento de Ecosistemas y Medioambiente de la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC). 

El estudio, que tiene una duración de 20 meses, ya finalizó su tercera etapa, por lo que ya se cuenta con una propuesta de un Centro de Rescate, Rehabilitación y Reproducción de Camélidos Silvestres en nuestra Región.

Según explicó Patricia Araya González, Gerente General de CCIRA, esta propuesta cuenta con una descripción acabada y técnica de la infraestructura y funcionamiento, dinámica y costos asociados al Centro.

“Contemplamos los requerimientos en infraestructura y manejo para el rescate, rehabilitación y potencial liberación de los camélidos, así como los programas de reproducción y cría y reinserción de estas. Además, consideramos un área de educación donde se exhibirán individuos irrecuperables e inhabilitados para ser liberados” indicó Araya.

Por ello, este trabajo incluye potenciales sitios y criterios de decisión para la ubicación del Centro; criterios para su gestión y organización técnica, incluyendo el organigrama, el rol de los operarios y posibles voluntarios;  una propuesta de modelo de funcionamiento interno del Centro y un flujograma de los animales que ingresarán y egresarán del recinto; una serie de protocolos de manejo conductual y sanitario de los distintos planteles que conformarán el Centro; una propuesta técnica de infraestructuras e instalaciones y el costo de su construcción, así como los costos de mantención del centro; una lista de todos los insumos necesarios con los que deberá contar el Centro; normas y medidas de seguridad y los protocolos a seguir en caso de incendio, sismo o ante el escape de un animal; y finalmente una propuesta de plan de cierre.

UBICACIÓN

En ese contexto, la ejecutiva explicó que la ubicación del terreno para la posible construcción de este centro, debe cumplir con una serie de requisitos, como la proximidad con las zonas de mayor población de guanacos y vicuñas con problemas; la proximidad con comunidades y zonas pobladas para cumplir con los requisitos de participación ciudadana y requerimiento de personal; debe tener un fácil acceso; debe contar con fuente propia de agua potable y que ofrezca una pradera autosuficiente para la alimentación de los animales.

“Tenemos tres alternativas de ubicación y cada una posee diversos factores que hay que tomar en cuenta a la hora de definir el lugar definitivo, como el sector ubicado entre Bahía Inglesa y Copiapó; el Valle del Río Jorquera y el sector de Canto del Agua” subrayó Araya.

MEDICINA PREVENTIVA

Otra arista importante de este avance, presentado al Comité Técnico compuesto por el SAG, CONAF, la Seremía de Medio Ambiente y la Seremía de Agricultura, es el criterio sanitario incluido en la propuesta y que entrega claros lineamientos de Medicina Preventiva, Manejo y Bienestar Animal, Criterios Reproductivos, de Eutanasia y de Bioseguridad y que en definitiva son imprescindibles para llevar a cabo un programa de rehabilitación y reproducción en cautiverio de fauna silvestre.

“Tenemos plena claridad que las principales amenazas de los camélidos en la región son de origen antrópico, por lo tanto, los programas de educación son parte fundamental de un plan de estas características. Por eso esta propuesta incluye un área de educación y exhibición de animales irrecuperables debido a la caza, la tenencia ilegal y la tenencia irresponsable y abandono de perros” puntualizó la Gerente General.

Por esa razón, en las etapas iniciales de esta investigación se han realizado diferentes actividades como la recopilación de información relacionada con la importancia cultural y turística de las especies, la realización de talleres de difusión, educación ambiental y capacitación de los habitantes de los poblados localizados en los hábitat de los camélidos y un amplio recorrido por las áreas de estudio.